Eduardo Ávila, camino a Tokio 2021

Foto de UDGTV.

El triple medallista en la disciplina de Judo adaptado, entrenando arduamentese para Tokio 2021.

Comaparte

Eduardo Adrián Ávila Sánchez es un deportista mexicano de la disciplina de Judo adaptado y con tan solo 34 años, actualmente es triple medallista en los Juegos Paralímpicos. Ávila se ha hecho presente en Pekín, China 2008 en la categoría -73kg, obteniendo el oro; en  Londres 2012 obtuvo una de bronce y en Río de Janeiro 2016 en la categoría de -81 kg trajo a casa una oro. 

El judo tiene sus orígenes en Japón en el año de 1889, y no fue hasta 1988 en los Juegos Paralímpicos de Seúl que se vio por primera vez una competencia de dicha disciplina, en la cual solo participaron hombres. La categoría femenil  se sumó hasta 2004 en los Juegos Olímpicos de Atenas, con la presencia de más de 25 competidoras de distintas nacionalidades.   El judo es un deporte el cual ha sido adaptado para personas con discapacidad visual. La clasificación de los atletas se hace por peso y criterios médicos. Los deportistas se dividen en: B1 (ciegos), B2 (tienen percepción de formas y luminosidad) y B3 (pueden definir imágenes). La B viene de “blindness”, ceguera en inglés. 

Ávila confía que tiene un lugar en Tokio 2021, ya que ha estado dentro del ranking mundial y se ha mantenido en preparación, entrenando arduamente todos los días de 07:00 a 09:00 de la mañana, en un gimnasio particular, y a su vez, ha estado en contacto con Hilario Ávila, quien es su entrenador, y con su compañera Lenia Ruvalcaba, campeona olímpica en la categoría de -70 kg. 

“Hasta marzo de este año, estaba en séptimo lugar del ranking mundial. No se han restablecido los dos clasificatorios de este año, pero en caso de que ya no se hicieran y se cierre en estos momentos el proceso, con el lugar que tengo, ya estoy dentro de los Juegos Paralímpicos, porque clasifican los primeros diez, más el pase al país sede que es Japón y un pase más para África”, detalló Ávila, quien en su infancia sufrió un aparatoso accidente en bicicleta, motivo por el cual se daño su vista permanentemente. 

“Me siento bien, con unas ganas inmensas, como nunca en mi vida, de regresar al tatami, preparándome con lo que hay a la mano, con las opciones que tengo, siempre con prevención, de la forma más adecuada posible, para evitar cualquier tipo de riesgo. Estoy dispuesto, con ganas y sano que es lo más importante”, comentó Ávila para Reporte Indigo.

Por su parte el medallista recomienda tener paciencia ante la contingencia por el Coronavirus, cuidar nuestra salud, los detalles de la nutrición y tomar las medidas sanitarias correspondientes.

Comaparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *